Con el frescor provocado por una típica lluvia al final de una tarde calurosa, las familias de la comunidad de Sierra Maestra, ubicada en el barrio Loma Linda de Managua, protagonizaron la inauguración de una calle de concreto hidráulico que fue construida para mejorar las condiciones de vida en el sector.

Acompañados por las autoridades de la Alcaldía de Managua y el Gabinete de la Familia del sector, los pobladores de Sierra Maestra, explicaron que la calle antes era intransitable, sobre todo en período de lluvias, pero que gracias a las gestiones de la comunidad se logró incluir en el plan de inversión de la municipalidad para construirla.

“Nosotros teníamos tiempo que estábamos solicitando esta calle, porque es una vía principal, ahora que la tenemos nuestro reto es mantenerla limpia y cuidada, porque como ya sabemos lo que es no tenerla y los riesgos que se corren, entonces -ahora que la tenemos- la vamos a cuidar”, explicó Carmen López.

Por su parte Elizabeth Tapia, otra pobladora del barrio, indicó que con la calle se mejora el acceso a la comunidad, y las madres de familia se sienten más tranquilas al saber que sus hijos caminaran sobre una calle digna que les garantiza seguridad tanto en verano como en invierno.

“Aquí era horrible la entrada por la noche y la salida para ir a dejar a los niños a clases era peligrosa. Gracias a Dios y al Gobierno ahora tenemos esta calle hermosa que es fruto del trabajo de todos”, afirmó Tapia.

La Compañera Reyna Rueda, Secretaria del Consejo Municipal, detalló que se construyeron 613 metros lineales de calle en concreto hidráulico.

“Nosotros estamos muy contentos porque vamos avanzando en la restitución de derechos, que tengan los pobladores calles dignas donde transitar. Aquí existe red de agua potable y alcantarillado sanitario, pero las calles estaban en estado natural. En la lluvia se formaban grandes charcas y en verano las polvaredas eran insoportables”, explicó Rueda.

Con la obra más de 9 mil personas se convirtieron en protagonistas del derecho a transitar en calles dignas y seguras.

Rueda manifestó que ahora las familias serán las responsables de cuidar la calle y mantenerlas limpias. “Nosotros entregamos este proyecto a la comunidad y ellos se encargan de cuidarlo”, comentó.

El monto invertido por la municipalidad en la obra supero los 2 millones 100 mil córdobas.