INTERVENCIÓN DEL EMBAJADOR LUIS ALVARADO EN LA SESION VIRTUAL DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS DEL 14 DE MAYO DE 2020 SOBRE EL APOYO A LA RESILENCIA DEMOCRÁTICA EN LAS AMÉRICA: DESAFÍOS Y MEJORES PRÁCTICAS

Muchas Gracias Señor Presidente

La delegación de Nicaragua saluda a los distinguidos panelistas invitados a esta sesión y toma nota de sus intervenciones. Así mismo extiende un cordial saludo a todos los Representantes Permanentes y Alternos ante la Organización y a los Observadores Permanentes que nos acompañan en esta sesión.

Cuando hablamos de resilencia democrática en la región constatamos que la actual crisis generada por el coronavirus viene a poner a prueba la fortaleza y calidad de nuestras democracias a pesar de los enormes esfuerzos que como Estados estamos realizando para hacerle frente a esta pandemia con nuestros recursos y de acuerdo a nuestros propios modelos en base a la realidad nacional que cada país vive.

En la actualidad nos vemos enfrentados a los desafíos de ser la región más desigual del mundo, en los que predomina la pobreza la inseguridad ciudadana y la exclusión social, a la que se ven sometidos millones de ciudadanos de las Américas, sumado ahora a los efectos que está generando la crisis del Covid-19 en la región.

En su Informe especial del 12 de mayo del año en curso sobre “el desafío social en tiempos de Covid-19 la CEPAL, advierte sobre el aumento de la pobreza y la indigencia en la región producto de la pandemia del coronavirus lo que provocará una mayor desigualdad en los países de la región, por lo que alientan al "reforzamiento de las medidas existentes de protección social", así como "un ingreso básico para satisfacer necesidades y sostener el consumo".

La Cepal advierte que las poblaciones de la región más afectadas por los efectos socioeconómicos de la pandemia serán las de mujeres, de estratos de ingresos bajos y medios-bajos, trabajadores informales, trabajadoras domésticas remuneradas, niños, niñas y adolescentes".

En ese marco, la pobreza en América Latina aumentaría al menos 4,4 puntos porcentuales (28,7 millones de personas adicionales) con respecto al año previo, por lo que alcanzaría a un total de 214,7 millones de personas es decir (el 34,7% de la población de la región).

Entre estas personas, la pobreza extrema aumentaría 2,6 puntos porcentuales (15,9 millones de personas adicionales) y llegaría a afectar a un total de 83,4 millones de personas.

Señor Presidente

La democracia para que sea resilente debe de tener como objetivo y fin último lograr el bienestar, la paz y la seguridad de su pueblo, así como el goce y disfrute de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales de sus ciudadanos.

La aparición del Covid-19 pone en cuestión el sentido histórico, el alcance y dimensión de los esquemas de democracias representativas que se ven desbordadas y rebasadas por la actual pandemia y da cabida y validez a la existencia de las democracias participativas y directas que existen en la región en las que la población está directamente involucrada en la decisiones de sus gobiernos y son actores fundamentales en el diseño de sus políticas públicas.

En cuanto al apoyo a la resilencia democrática en las Américas que los organismos internacionales y regionales deben de prestar este pasa por el pleno respeto a la naturaleza y propósitos de sus Cartas y Protocolos Constitutivos, en los que deben de coadyuvar al fomento de la solidaridad y la colaboración entre los Estados y por ende sus funcionarios deben de respetar la soberanía de los mismos y no extralimitarse en sus funciones.

Si realmente existe un genuino interés en apoyar la resilencia democrática de los países de la región y del mundo que cesen las agresiones llamadas de forma incorrecta sanciones, que cese el bloqueo económico y financiero contra Venezuela, Cuba y Nicaragua, y otros países, que cese la carrera armamentista y la guerra, y se atiendan los llamados de los pueblos del mundo y de personalidades internacionales que demandan el cese de estas prácticas y políticas.

Es imponderable y perentorio que vuelva la cordura universal y atendamos las señales que Dios nos está dando y reflexionemos a como lo hizo un día el hijo prodigo que arrepentido del mal camino que había tomado volvió su mirada a Dios y decidió cambiar de vida y retornar a la casa de su Padre en paz.

Muchas gracias Señor Presidente.

SPEECH BY AMBASSADOR LUIS ALVARADO AT THE VIRTUAL SESSION OF THE PERMANENT COUNCIL OF THE ORGANIZATION OF AMERICAN STATES ON MAY 14, 2020 ON SUPPORT FOR DEMOCRATICRESILENCE IN THE AMERICAS: CHALLENGES AND BEST PRACTICES