En una entrevista concedida al canal de televisión France 24, Soltanieh ha subrayado que Irán se ha mantenido comprometido con sus obligaciones internacionales con el TNP "a pesar de las sanciones impuestas por parte de la comunidad internacional, las amenazas militares --en referencia a las vertidas por Israel-- e incluso el asesinato de sus científicos nucleares".

Sin embargo, ha reiterado que el país no abandonará su derecho "inalienable" a desarrollar tecnología nuclear, aunque ha manifestado que continuará cooperando con la AIEA.

Asimismo, Soltanieh ha desmentido que la presión diplomática y a través de sanciones económicas por parte de los países occidentales para que Teherán detenga sus actividades nucleares haya tenido sus frutos y ha indicado que "esto es un grave error y un serio error de cálculo". Por contra, ha indicado que la participación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y las sanciones encabezadas por Estados Unidos han hecho que los iraníes persigan con más seriedad su programa nuclear y aceleren sus esfuerzos.

Soltanieh ha criticado las amenazas por parte de Israel y las ha tildado de amenaza del Derecho Internacional, particularmente de la resolución 553, que data de 1990, y que prohíbe "todos los ataques armados contra instalaciones nucleares dedicadas a fines pacíficos, ya estén en construcción u operativas", según ha informado Soltanieh a la cadena de televisión iraní Press TV.

En este sentido, ha solicitado a la comunidad internacional que condene la retórica de guerra de Israel al ser una violación del Derecho Internacional que pone en peligro el uso pacífico de la energía nuclear. Asimismo, ha recordado que cualquier ataque militar contra las instalaciones nucleares podría provocar un desastre a causa de la radiación.

Soltanieh ha reiterado la postura de Teherán respecto a las negociaciones y ha apuntado que esta es la solución correcta para las divergencias en cuanto al programa nuclear. "Irán siempre ha llamado a la negociación sin condiciones, basadas en el respeto mutuo", ha dicho.

Así, Soltanieh ha agregado que "la actitud y la conducta de los países occidentales y sus errores de cálculo han creado una situación complicada" y ha pedido que se ponga fin a la política "del palo y la zanahoria" --sanciones y negociaciones-- con respecto a Irán.

"Tienen que hablar y mantener un acercamiento diferente: negociemos y hablemos de forma civilizada y de una manera respetuosa. Esta es la única manera para encontrar una solución al asunto nuclear", ha apostillado.