El presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), Mario Amador, manifestó que si bien la empresa privada nicaragüense no tiene por sí sola la suficiente capacidad técnica ni científica para desarrollar lo que sería el proyecto del Gran Canal Interoceánico por Nicaragua, si estarían en las condiciones de irse preparando para ir asumiendo algunos de los retos que conllevaría una obra de esta envergadura.

“Sabemos y estamos claros de que no tenemos la capacidad técnica, la capacidad privada en equipos y en todas las maquinarias para este tipo de proyectos, pero creemos que Nicaragua tiene la capacidad -porque lo hemos hecho en el pasado- de enfrentar retos como éste y podemos salir adelante, y podemos salir adelante capacitando a nuestros técnicos, capacitando a nuestras empresas, capacitando a nuestros profesionales, empezando a trabajar desde ya para poder en algún momento tener las capacidades suficientes y el valor suficiente de emprender un trabajo de esta envergadura”, sostuvo Amador.

El presidente de Cadin, señaló que en la medida en que el sector público, el sector privado y los inversionistas y empresas extranjeras trabajen juntos, se podrá lograr que Nicaragua salga adelante con mucho más rapidez.

Amador expresó que el Canal por Nicaragua sería por mucho la obra de infraestructura más grande del mundo, ya que con sus 40 mil millones de dólares supera por mucho los 26 mil millones invertidos en la presa de Las Tres Gargantas, construida por China, país de origen de la empresa que también construiría el Canal en Nicaragua.