La compañera vicepresidenta Rosario Murillo destacó este lunes que Nicaragua conmemora 22 efemérides revolucionarias entre el 1 al 4 de Mayo, Día de la Dignidad Nacional.

Mencionó que el viernes primero, conmemoramos a Oscar Díaz Romero, Erickson José Campos, Juan Francisco Gaitán, Sergio Antonio Tijerino, Julio José Ráudez, en la comarca Pawas, a 33 kilómetros del casco urbano del municipio de Boaco.

Ellos dieron su vida por Nicaragua el primero de mayo de 1985.

Y también el primero de mayo en la comunidad Las Azucenas, San Carlos, Río San Juan, Antonio Betancourt, Arcadio Betancourt, Antonio Pao y Cleto Betancourt. Dieron su vida por Nicaragua.

Luis Alfonso Velásquez Flores, el niño mártir, héroe revolucionario a tierna edad, así somos los nicaragüenses, dignos, dignos exponentes de nuestra raza, destacó la compañera Rosario Murillo.

El 2 de mayo, dio su vida a tempranísima edad por Nicaragua. El 2 de mayo del 79, dos meses antes del triunfo del pueblo con el Frente Sandinista, el triunfo revolucionario del pueblo de Nicaragua.

Pedro Joaquín Cruz, Namaslí, Jalapa. Originario de Bocana de Paiwas, lo mataron en Boaco. José Abraham Alarcón Sánchez, Roberto Antonio Alarcón Sánchez, Mario Luna, Marvin Chavarría, Miguel Ángel Padilla, Pedro José Ortiz, Rigoberto Morales. Dieron su vida en amor a Nicaragua.

Pedro José Fonseca Zapata en Wamblán, Jinotega. Entregó su vida por la libertad de Nicaragua en el 85. En el 86, César Salgado Flores, Caño Negro, Matiguás.

También José Mercedes Ruiz Vásquez, en El Jícaro, en el 86.

Ángel Ramón Cruz Pérez, en El Jícaro, en el 86.

Paulino González Chavarría, en Quilalí.

Hilario Mairena Gaitán, San Miguelito, Rio San Juan, 87.

La compañera Rosario Murillo resaltó a la familia Guillén González. Francisco Guillén, su esposa Aura Delia, su hija de ocho añitos, Rebeca Guillén González, asesinados por la guardia, la criminal, la genocida. También Julio Castillo Ubau y Vilma Rosa González Olivas. Todos originarios de Condega.

Los asesinaron, el matrimonio con su niñita y otros compañeros.

Marcos René Castillo Ramírez en Somotillo, Chinandega, en el 85.

Aníbal Medina Palma, en Jinotega, originario de El Viejo.

José Mercedes García García, Las Delicias, Río Blanco. Originario de Esquipulas.

Roberto Antonio Cruz Dávila, Santa Elena de Bocay. En el 84.

En el 85, José Ramón Zamora Olivas.

No se vendieron, no se rindieron, todos estos héroes entregaron su vida en amor a Nicaragua, ni se vendieron ni claudicaron, ni se rindieron, sino que lucharon hasta las últimas consecuencias por la libertad. Esto fue en el 84 o sea en los años después del triunfo de la Revolución. ¿Quiénes los mataron? Todos sabemos, dijo.

Son héroes del amor y de la paz, de la Dignidad Nacional, recalcó.

Roberto Antonio Cruz Dávila , en Bocay. José Ramón Zamora Olivas, en El Jicaral, en 3l 85.

Norman Javier Cuadra Gallegos, aquí hay un barrio Javier Cuadra en Managua, en su honor, el 4 de mayo de 1979.

Sub Oficial Róger Villachica, Sub comisionado Juan José Funes, y Sub Oficial Johnny Dometec, originarios todos de Bluefields, 2004 cayeron en combate.

Ha sido una guerra larga, una lucha larga, pero el alma, el espíritu que Dios nos ha dado a los nicaragüenses no decae, somos capaces de vivir para siempre entregados en amor y por amor a nuestro pueblo, comentó la compañera Rosario Murillo.

Por eso es que somos grandes, por eso es que sabemos que somos dignos, por eso es que sabemos que no nos arrodillamos, no nos vendemos, ni nos rendimos.

Francisco Gómez García, El Jícaro, en 85.

Holman Flores Cruz, en Río Grande, originario de El Guayabo, Somoto, en 87.

Teniente Bernardo Marcelino Aráuz Aráuz, en Quilalí, Nueva Segovia.

Cuánta leyenda, cuánto patrimonio heroico, cuánto deber de luchar, de cantar, de seguir venciendo. Ese es el alma nicaragüense que sabe de lucha, que sabe de honor. Aquí el corazón no tiembla. Aquí vivimos en amor a Nicaragua y en honor y gloria.

Y en estas luchas donde nos inspiran los espíritus de tanto hermano que amó tanto a Nicaragua, que amaron tanto a Nicaragua, seguimos adelante, luchando en estos momentos, librando todas las batallas y en particular, la batalla por la salud y la vida de las familias nicaragüenses, concluyó.