La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de República informó con mucha tristeza, el fallecimiento la mañana de este jueves 23 de abril del hermano de 58 años de edad, afectado con Covid- 19 que era diabético e hipertenso, que permanecía delicado, aunque estable y presentó una complicación inesperada que lamentablemente condujo a su fallecimiento.

Reiteró que "desde el 11 de marzo que se decretó la pandemia Covid- 19, en Nicaragua hemos perdido, lamentablemente, con este hermano, a tres. Todos tenían, como se ha informado, complicaciones previas de salud que se agregaron al Covid- 19".

“Nuestra solidaridad, nuestras oraciones, por su alma, el alma de estos tres hermanos que hemos perdido desde el 11 de marzo y a sus familias, a todos ellos, no solo nuestras condolencias, sino nuestra solidaridad, estamos juntos, unidos en oración al creador, y unidos siempre también en nuestro modelo de fe, familia y comunidad, en cristianismo y solidaridad”, subrayó la compañera Rosario Murillo.

En el reporte de Ministerio de Salud, también se reporta un caso activo, un señor de 68 años contacto con caso importado y 15 personas en cuidado y monitoreo responsable, permanente. Nicaragua continúa sin transmisión local comunitaria del Covid- 19, gracias a Dios.

"Esas 15 personas son los 12 de ayer, menos 3 que ya pasaron a resguardo domiciliar, quedando 9 y hoy se incorporaron a ese régimen de resguardo domiciliar a 6 hermanos más para cuidarlos responsablemente, con monitoreo permanente".

Visita casa a casa

No hay gracias a Dios transmisión local comunitaria y continuamos con nuestro compromiso permanente de prevenir y atender, trabajando con todas las familias, en barrios, comarcas, comunidades, municipios de toda nuestra Nicaragua, trabajando con nuestro pueblo y atendiéndole con amor en el nombre poderoso de nuestro Príncipe de la Paz, nuestro Maestro, Jesucristo Nuestro Señor”, reiteró.

Finalmente dijo que en las visitas casa a casa, con la bendición de Dios, en este tercer ciclo llevamos ya 3 millones 6 mil encuentros de familia, de comunidad, “en oración, porque vamos, rezamos y comprobamos que estemos cumpliendo con las prácticas preventivas”.