Tras más de 80 años, tiempo en que se radicaron las primeras familias en la comunidad, los habitantes de El Trapiche en el municipio de Diriamba por fin vieron su sueño hecho realidad, contar con el servicio de energía eléctrica y comenzar a experimentar cambios y mejoras en su calidad de vida.

Para los 140 habitantes de esta comunidad que se ubica a escasos kilómetros del balneario La Boquita, fueron muchos años de lucha y de promesas incumplidas por los gobiernos neoliberales, que no hicieron más que aprovecharse de sus orígenes campesinos sin brindarles la solución que tanto ansiaban, el fluido eléctrico.

María Antonia Baltodano Díaz lleva 88 años viviendo en la comunidad y para ella es motivo de mucha alegría poder contar finalmente con energía eléctrica en su humilde vivienda, dado que muchas promesas llegaron a hacerle hasta la puerta de su casa y solo el Gobierno del Comandante Daniel Ortega Saavedra pudo cumplirle.

“Esperamos bastante tiempo, varios años y no venía la luz. Ahora gracias a Dios ya está la luz aquí, gracias a Dios y al Presidente por primera vez en la historia tenemos luz […] ahora las noches no van a ser oscuras, ya no vamos a usar candiles y candelas”, dijo Baltodano.

Mario Esquivel, responsable de la Unidad de Organización y Sistemas de la presidencia ejecutiva de Enatrel, afirmó que este es el primer proyecto que inaugura en el municipio de Diriamba restituyéndoles el derecho a la energía eléctrica a 140 personas en 30 viviendas con una inversión superior a los C$998 mil córdobas y a futuro se pretende llegar a 20 comunidades más de la localidad, de las cuales en diez ya se están desarrollando las obras de electrificación.

“No es lo mismo estarse ahumando la cara a tener una luminaria normal, entonces yo me siento bien y muy alegre porque ya tenemos energía en la comunidad. Esto nos cambia la vida, porque ya con luz vamos a poder comprar un televisor, tener acceso a tomarnos un agua helada y podremos ir mejorando nuestra vida”, expresó William Moreno.

José Danilo Díaz Palacios señaló que por ser primera vez que llega el servicio de energía eléctrica a su comunidad no tiene ningún tipo de electrodoméstico y solo se acompaña de un par de bujías ahorrativas, pero que dentro de sus planes se contempla la compra de un televisor y una radiograbadora para lograr entretenerse junto a su familia.

“Nosotros hemos esperado bastante tiempo, 86 años sin luz, ahora ya vino la luz por el Presidente Daniel (Ortega) y ahora nos encontramos tranquilos, alegres, estamos gosozos, porque ya no tendremos que estar a oscuras, podremos salir de noche. Es una gran alegría, aquí estábamos abandonados, apartados pero con este gobierno se acabó el candil y se acabó el humo en las narices”, declaró Rosalía Díaz Palacios.