En un colegio de Santa Mónica, en el estado de California (EE.UU.), se ha producido este viernes un tiroteo que ha dejado, al menos, cinco heridos y dos muertos. En el momento del ataque el presidente Obama se encontraba en la ciudad de visita.

Según precisan las autoridades locales, el colegio donde se produjo el tiroteo está a unos 5 kilómetros del lugar donde estaba el mandatario. Tras lo sucedido, Obama no ha vuelto al aeropuerto de Santa Mónica, sino que ha sido redirigido al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.

Las seis víctimas del ataque han sido ingresadas en un hospital vecino. Según los médicos, dos de ellas estaban en estado crítico; una, en estado grave, y otra persona está fuera de peligro, todas estas mujeres. Por el momento no se sabe la situación de los otros dos heridos. Los médicos informaron de que una de las mujeres hospitalizadas falleció poco después.

De acuerdo con los datos preliminares, el tiroteo tuvo lugar dentro de la biblioteca escolar. Cabe mencionar que este viernes es día de exámenes en el colegio y hay bastante gente en el recinto. Los medios locales precisan que otro hombre equipado con varias armas de fuego disparó contra coches y un bus en las afueras del colegio. Según los testigos, oyeron entre 15 y 20 disparos casi simultáneos.

Minutos antes del tiroteo, en una casa vecina al colegio se produjo un incendio. Dentro de la vivienda encontraron tres muertos. Por el momento la Policía no informa si estos dos hechos podrían estar vinculados. Sin embargo, los medios locales filtran que el mismo hombre que prendió fuego a la casa, momentos más tarde se trasladó al colegio, intentó irrumpir en otra vivienda e incendiarla y luego abrió fuego contra los coches en las afueras de la escuela.

La Policía informó en un primer momento de que uno de los supuestos agresores había sido herido y estaba detenido, sin precisar su estado. Después confirmó que había fallecido.

El colegio se ha cerrado y se ha acordonado la zona. Las escuelas vecinas también han sido cerradas. Poco después un equipo de artificieros acudió al lugar ya que se descubrió un dispositivo sospechoso en un coche aparcado cerca del colegio. Los agentes empezaron a alejar también a la muchedumbre que se había reunido en el lugar.