El asesinato de un joven francés por miembros de un grupúsculo de extrema derecha es consecuencia del auge de estas peligrosas ideologías registrado hoy en Europa, aseguró el académico Salim Lamrani.(RadioPL)

Clément Méric, estudiante de ciencias políticas y miembro de un sindicato antifascista, fue atacado el miércoles en pleno centro de París por tres o cuatro sujetos que lo golpearon con manoplas de acero, los llamados puños americanos, y falleció un día después tras habérsele diagnosticado muerte cerebral.

Entrevistado por Prensa Latina, Lamrani aseguró que se trata de un crimen horrendo contra un joven de 19 años, agredido por pensar diferente y militar en una organización de izquierda.

"Esta situación se enmarca en el resurgimiento de la extrema derecha no sólo en Francia sino en todo el continente debido, entre otras razones, a la crisis económica y la falta de respuestas adecuadas de los gobiernos", agregó el profesor en la Universidad París Sorbona IV.

También hay responsabilidad en algunos grandes medios de información por su campaña para dar legitimidad y limpiar la imagen del Frente Nacional, un partido fascista, xenófobo y racista, explicó.

Además, dijo Lamrani, durante las recientes manifestaciones contra la ley del matrimonio para todos, hubo declaraciones irresponsables de dirigentes políticos de derecha, incitando a la violencia durante esas protestas.

Ahora estamos ante una lamentable consecuencia de esos peligrosos discursos, precisó.

De acuerdo con el académico, hay que castigar a los responsables, pero también es necesaria una campaña política e ideológica para explicar que la solución de la crisis no está en las propuestas de los partidos ultraderechistas sino en acciones de justicia social y económica.

El asesinato de Méric levantó una oleada de indignación en todo el país y numerosas voces se alzaron para exigir la disolución inmediata de los grupúsculos extremistas.

Manuel Valls, ministro del Interior, aseguró este viernes que la República será implacable para "atacar esas ideas nauseabundas que recuerdan las peores horas de nuestra historia".

Mientras, el presidente del grupo ecologista en el Senado de Francia, Jean-Vincent Placé, advirtió sobre una derechización extrema de la vida política, a escala nacional y europea.