La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, hizo suyas las palabras del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien este Viernes Santo recordó que se conmemora la muerte de Cristo y el aniversario del asesinato del General Emiliano Zapata.

“Hoy Viernes Santo, las familias estamos conscientes de que nos corresponde recibir el amor, de Dios Padre una vez más. Más hoy que conmemoramos que nos envió a su hijo demostrando ese infinito amor suyo por todos nosotros, en la Cruz, Jesús nos amó y se entregó por nosotros”, subrayó la compañera Rosario Murillo.

Agregó que este Viernes Santo nos unimos como hijos de Dios todos los cristianos, toda la humanidad, viviendo el sacrificio de Jesucristo, “que a como dijo esta mañana con hermosísimas palabras el Presidente de México, el hermano Andrés Manuel López Obrador, el sacrificio de Jesucristo que luchó por la justicia, que luchó por los pobres y que por eso lo sacrificaron los poderosos de entonces, esos poderosos que lo espiaban, lo seguían, y lo crucificaron, todo lo cual está en los evangelios”.

“Hermosas palabras del Presidente de México que hacemos nuestras como cristianos, como creyentes”, reiteró.

Dijo que también en una mañana del 10 de abril, hace 101 años se vivió el asesinato del General Emiliano Zapata, una fecha que conmemoramos los pueblos de Mesoamérica.

Emiliano Zapata, héroe, líder campesino, honesto, leal a su pueblo, cuánto hemos admirado las lucha de esos heroicos mexicanos que aquí en Nicaragua conocimos y vivimos, porque vivimos la lucha de nuestro General Augusto Nicolás Calderón Sandino, que estuvo en México, que se inspiró con la lucha heroica del pueblo mexicano", dijo.

Emiliano Zapata, otra víctima de la traición, cuánta lucha, cuánto ejemplo, cuánto amor, como dice Darío: amar con todo el ser, con la Tierra y con el Cielo, con lo claro del Sol y lo oscuro del lodo, amar por toda ciencia y amar por todo anhelo, misión de vida, amar, amar, amar”.

“Darío, siempre Darío, hablándonos de la montaña de la vida, advirtiéndonos que cuando nos sea dura y alta y llena de abismos, vivimos amar la inmensidad que es de amor encendida, y nos dice, la ciencia de vivir, es el arte de amar, el arte de amar, ese arte extraordinario que nos hace humanos, y que nos hace infatigables guerreros de luz y de cariño, la ciencia de vivir es el arte de amar”, comentó.

“Vivimos tiempos de pasión, tiempos de amor, porque la pasión de Cristo, la sangre preciosa de Cristo se derramó porque le sacrificaron, porque le crucificaron, aquellos poderosos”, añadió.

“Vivimos tiempos de amor porque la pasión de Cristo nos renueva el conocimiento del supremo amor, el egoísmo aborrece el amor, nos toca conocer y reconocer el supremo amor y practicarlo todos los días”, enfatizó la compañera vicepresidenta.