Durante una misa celebrada en la Funeraria Monte de los Olivos, amigos y familiares del pintor, fotógrafo y camarógrafo profesional, Franco Peñalba Cara, le dieron el último adiós a esta luminaria del arte y la cultura nicaragüense.

El Arquitecto Luis Morales Alonso, Director del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), lamentó el sensible fallecimiento del artista plástico Franco Peñalba, a quien destacó por ser uno de los grandes de la fotografía y la pintura en Nicaragua.

“Nosotros lamentamos el fallecimiento de Franco, quien además es un gran pintor, ha sido un amigo del Instituto de Cultura, y le extendemos nuestro pésame a su esposa Ana Cecilia y a sus hijos”, indicó.

Morales indicó que Franco era el hijo mayor del reconocido artista plástico, Rodrigo Peñalba, maestro y fundador de la pintura nicaragüense.

“Franco se dedicó a la fotografía, siendo uno de los más extraordinarios de los fotógrafos nicaragüenses y también es uno de los pioneros que inició con el video-documental artístico en Nicaragua”, detalló.

El Director del INC subrayó que Franco trabajó mucho junto al cantautor Salvador Cardenal, cuyas canciones las llenó de imágenes bellas y muchos videos que hoy se pueden disfrutar y que datan de la primera etapa de la Revolución Sandinista, en los años ochentas.

“Hoy Franco está en otro plano de vida, en otro nivel de la vida espiritual, valoramos mucho la obra de él, fundamentalmente como un extraordinario fotógrafo nicaragüense, un hombre de cultura, un promotor cultural”, expresó.

Por su parte, María Isabel Gutiérrez, quien asegura haber conocido al maestro Franco, destacó que realmente hoy deja a la familia del arte y la cultura de duelo, porque “nuestro amigo ya está en otro plano de vida y quedarán sus aportes al arte y la cultura nicaragüense a través de la fotografía, a través de sus extraordinarios videos y su obra plástica”, manifestó.

Rosibel Manzanares, amiga del artista, indicó que “en vida Franco fue un artista muy sensible, su obra que nos deja hoy florece en cada rincón de este país para los amigos que lo conocimos, y su legado es imperecedero”.

“Era un hombre que amó la fotografía, amó el arte de su padre, y en vez de autopromoverse, siempre prefirió promover lo que ya había dejado su papá (Rodrigo Peñalba) en esta Nicaragua”, aseguró Roberto Marcelo Cruz, amigo del artista.

Entre otras cualidades, Franco Peñalba fue un ingeniero y fotógrafo profesional con más de 40 años de experiencia, contaba con una maestría en fotos aéreas y una especialidad en Arte Visual Aéreo certificado por la NASA.