La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, dio a conocer las principales afectaciones provocadas por la lluvia ocurrida la madrugada de este jueves.

En comunicación con el pueblo a través de los Medios del Poder de las Familias y Comunidades Rosario, aseguró que cada vez que llueve uno siempre piensa en las familias que de una u otra forma resultan afectadas por las fuertes precipitaciones.

De acuerdo a Rosario, se reportan un total de 96 viviendas anegadas, una vivienda colapsada en el barrio Selim Shible, 66 viviendas anegadas en al barrio Santa Elena, tres viviendas colapsadas en el barrio Alexis Argüello, así como también afectaciones en una comarca capitalina.

A eso añadió que en el Municipio de Villa Sandino, departamento de Chontales, hubo consecuencias severas para varias familias producto de un tornado.

“Todo esto lo estamos atendiendo desde el Sinapred, desde este modelo de alianzas, este modelo de solidaridad, de presencia, de cercanía para apoyarnos unos a otros en los momentos de dificultad, de calamidad”, aseguró.

Al respecto, afirmó que estos inviernos están trayendo cada vez precipitaciones más intensas de la que puede soportar la tierra en poco tiempo.

“Veamos las grandes inundaciones que se están dando en Europa. En todas partes el clima nos está abatiendo y bueno hay que estar pendientes de estos fenómenos en primer lugar para salvar vidas, para ser solidarios, pero también en primer lugar para entender qué podemos hacer, entender y llamarnos a la prevención y a más cuido de la naturaleza”, sostuvo.

En este sentido, recordó que este jueves el Movimiento Ambientalista Guardabarranco está celebrando su segundo Congreso Nacional.

Igualmente, subrayó la enorme marcha realizada el día miércoles en León, con los estudiantes universitarios y los Gabinetes de la Familia y la Comunidad “recorriendo las calles para celebrar con compromisos el Día Internacional del Medio Ambiente”.

“Iniciativas como estas son las que van fomentando esa conciencia del Buen Vivir que quiere decir una relación mejor, armoniosa entre los seres humanos y entre los seres vivos y la Madre Tierra. La Juventud nicaragüense va a monitorear todos esos daños que nos produce el clima o nuestra mano humana”, indicó, destacando el trabajo de los procuradores juveniles ambientales en la conservación y la restauración de la Madre Tierra y la Naturaleza, así como también en la implementación de programas como Patio Saludable y la Cruzada Nacional de Reforestación.

“Estamos fomentando el desarrollo de una cultura ambiental, intensa, creciente para transformar nuestra conciencia y todos juntos enfrentar la necesidad impostergable de trabajar por un nuevo modelo”, manifestó Rosario.