"No voy a estar mucho tiempo en el boxeo, porque él (Dios) me dijo que ya hice lo suficiente. 'Te has hecho famoso pero es perjudicial'”, dijo Pacquiao en una entrevista concedida a la emisora de radio local DZMM.

El deportista de 33 años explicó que tuvo ese sueño a principios de este año, pero no reveló en cuántas peleas más participará antes de colgar definitivamente los guantes. Además, indicó que hará una declaración más detallada sobre su nueva vida religiosa a finales de este mes.

En otras declaraciones a la prensa, Pacquiao mencionó que el boxeo no es adecuado para su "serio y sereno acercamiento a Dios" y ratificó su pronta retirada de este deporte.

Sin embargo, el filipino tiene prevista para junio una pelea contra el campeón mundial Timothy Bradley. Al responder a una pregunta sobre si su fervor religioso le perjudicará en este combate, dijo que no y aseguró que hará su trabajo dentro del ring.