En el salón Rubén Darío de la Asamblea Nacional comenzó el proceso de consulta del nuevo Código Procesal Civil que establecerá la oralidad en los juicios en materia civil y mercantil.

En esta primera sesión participan miembro de la barras de abogado, diputados, jueces y magistrado del Poder Judicial. Se espera que la consulta concluya en agosto próximo.

La diputada Irma Dávila, Presidente de la Comisión de Justicia, entidad que promueve la aprobación del código, asegura que participaran todas aquellas personas, entidades o grupos, relacionados al derecho mercantil, y civil.

Esta nueva norma está compuesta por ocho libros, de los cuales tres fueron debatidos durante las primeras consultas, mientras el 18 y 19 de junio se contempla el análisis de los otros cinco restantes.

“Vamos hacer consultas especificas. Vienen diferentes sectores a participar en esta gran consulta y la gente quiere participar sobre este nuevo Código Procesal Civil, que va a trascender a la sociedad nicaragüense, porque van hacer uso de la justicia todos los [email protected]”, valoró Dávila.

La Magistrada de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, doctora Ligia Molina indicó que este instrumento, trae muchas ventajas que promueve la oralidad, tal y como ha ocurrido con el Código Procesal Penal, Laboral y ahora el Civil.

“Cuando entre en vigencia nuestro Código Procesal Civil, nosotros tenemos como aspiración la reducción eficiente de la justicia, en segundo lugar va a ser una justicia que además de pronta y cumplida, va a ser transparente porque va a ser pública y en una sola audiencia se resuelven los problema”, indicó Molina.

En el nuevo código se propone dos procedimientos, el ordinario y el sumario, el primero se resuelve en dos audiencias y el segundo en una sola.

José René Orue Cruz, experto en Derecho Mercantil, opinó que la aprobación de este nuevo código civil, es importante porque ayudara a agilizar los centenares de procesos que se tramitan a diario en los juzgados especializados.

“Las ventajas es que va a simplificar el tiempo, va a permitir que el juez tenga acceso a la inmediación en la prueba, porque a través de los alegatos orales les expones al juez tu criterio de derecho o de hecho y la otra parte en ese proceso oral va a tener la misma oportunidad, ese es un elemento que va a ahorrar tiempo y evitar papeleo”, dijo Orue.

Este abogado considera que el viejo Código Procesal Civil que lleva más de 100 años, ya colapsó y Nicaragua requiere uno moderno que permita la oralidad en los procesos.