Desde el Instituto Tecnológico de la Salud se llevó a cabo el taller de cuidados paliativos hacia mujeres con cáncer cervicouterino y de mama.

El taller dirigido al personal médico tiene el objetivo de profundizar en las alternativas para pacientes que son diagnosticadas con cáncer y aquellas que deciden no seguir su tratamiento.

A estas mujeres se les da seguimiento desde la comodidad de sus hogares. Dentro de las alternativas está la atención psicológica a la paciente y a la familia durante la enfermedad y después del deceso de la mujeres.

Nineth Baltodano, responsable de la clínica de cuidados paliativos del hospital Bertha Calderón, explicó que cuidados paliativos trata de mejorar la calidad de vida de pacientes con enfermedades mentales, enfermedades incurables y progresivas.

"A pesar que no tienen una oferta curativa respecto a su enfermedad se les puede ayudar a que el proceso de degeneración de su estado no sea tan cruel. Se les crea facilidades para restablecer las relaciones con la familia", explicó.

"En el 2017 con la descentralización de los servicios de oncología se ha establecido en los hospitales crear clínicas de cuidados paliativos en los distintos departamentos".

En el Bertha Calderón se prepara a la mujer psicológicamente en el proceso de su enfermedad y su tratamiento.

Denis López, médico general del departamento de Rivas, señaló que como parte del modelo de Salud Familiar y Comunitaria él y sus colegas están orientados a servir dentro y fuera de los hospitales a las pacientes con cáncer.

"Estamos siempre velando por nuestra mujer, por el pueblo de Nicaragua. La capacitación es importante porque la salud de la mujer es fundamental. Queremos que no aumente el cáncer cervicouterino y por eso seguimos estudiando para saber qué hacer cuando la mujer ha sido diagnosticada porque es la parte emocional de cada una la que se ve grandemente afectada", sostuvo el doctor.