El monumento un tributo religioso es una representación de la cultura y bailes tradicionales de la cuna del folclor nicaragüense, una escultura en la cual además de la imagen de Santo Jerónimo también se esculpieron cada una de las actividades danzarias que acompañan las fiestas patronales de Masaya como los diablitos, los agüizotes y el toro venado del pueblo.

Esta escultura se encuentra ubicada en la rotonda de la entrada principal de Masaya, y la misma le da la bienvenida y despedida a los visitantes y a los residentes al entrar y salir de la ciudad.

“En un inicio se pretendía colocar un monumento que pudiera expresar la idiosincrasia de Masaya, entonces la festividad de San Jerónimo es una de las festividades tradicionales que nos identifican porque sale a relucir la danza, el arte, la gastronomía, los mitos y leyendas y otras actividades en honor a las festividades patronales, religiosas y tradicionales de San Jerónimo, entonces el monumento expresa ese amor cristiano que tenemos a San Jerónimo así como las expresiones culturales que se practican en el municipio de Masaya, principalmente en las festividades tradicionales”, expresó Evelyn Arias, secretaria del Consejo Municipal.

Arias explicó que el monumento colocado en la rotonda de entrada a la ciudad tuvo un costo superior a los C$900 mil, de los cuales la Alcaldía brindó un aporte realizando los movimientos de tierra y mano de obra de la escultura y el Gobierno Sandinista a través del Instituto de Cultura contribuyó con más de C$600 mil y se contó con el apoyo del escultor chontaleño Ricardo Gómez que creo y diseñó la obra.

“Ahora tenemos a San Jerónimo en la entrada a la ciudad recibiendo a los visitantes, algo muy bueno que ha hecho el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Alcaldía de Masaya al colocar esa imagen, una representación de todo el pueblo de Masaya, porque San Jerónimo representa el alma, vida y corazón de esta ciudad, representa en su totalidad el folclor y la feligresía lo respeta mucho, tiene un gran valor para todos los masayas”, comentó Kawasaki  Calero Alonso.

Colorido de las representaciones culturales

Por su parte, el escultor Ricardo Gómez detalló que la obra se realizó bajo la técnica denominada esculto mosaico que por sus características brinda la capacidad a la escultura de luchar contra el tiempo y sobrevivir a la intemperie, así como brindar el colorido específico que se requiere para denotar la rica tradición cultural de Masaya representada en sus bailes.

Gómez aseguró que la composición de la obra consta de tres niveles, en todo el concepto general la peña de la imagen a Santo Domingo fundamentada en roca volcánica que demuestra la característica geológica de la zona, luego se ubica un montículo del área verde haciendo alusión a la denominación de la Ciudad de las Flores, en la parte central está el friso donde están ubicados los relieves de los bailes tradicionales y en la parte superior el santo patrono San Jerónimo coronando la peña.

“Uno de los objetivos era tratar de rescatar ese espíritu de la tradición, conocemos muy bien la imagen popular de San Jerónimo que tiene una denominación más o menos del arte sacro popular, del arte colonial, entonces tratando de reflejar esa característica nosotros hemos tratado de hacerla así para que el pueblo se identifique más con su patrono”, añadió el escultor.