Estudiantes menores de 14 años del colegio público Rubén Darío del Distrito IV de Managua fueron atendidos por médicos del centro de salud Francisco Buitrago como parte de la jornada nacional de censo y talla que se realiza en toda Nicaragua

La doctora María Ekaterina Lanzas, del citado centro de salud, explicó que este censo permite conocer las fortalezas y debilidad nutricionales de los infantes.

“La importancia de realizar el censo nutricional es para tener una estimación de cuántos niños tiene estados nutricionales óptimos o cuantos están con sobrepeso o bajos de peso”, dijo Lanzas.

En Managua se tiene la meta de realizar estas pruebas en más de 124 mil niños en los colegios, mientras que en los hogares se contempla censar a más de 263 mil infantes de 0 a 14 años.

“Realizar este censo es importante porque se garantiza que nuestra niñez crezca con estados nutricionales acordes a su peso y su edad y garantizar que una vez que entren a la adolescencia y lleguen a ser adultos sean personas sanas”, añadió Lanzas.

Muchos niños reciben en los centros educativos la merienda escolar, un programa que ha ayudado en parte el estado nutricional de los estudiantes, lo que incide en mejorar su rendimiento intelectual y físico.

La profesora Gloria Segura, directora de este colegio, manifestó la importancia de que el Ministerio de Salud promueva una alimentación saludable con el fin de que los niños y niñas se desarrollen de acuerdo a su edad.

Esta jornada de censo y talla se realizó a un poco más de 2 mil estudiantes de primaria matutina y vespertina del colegio Rubén Darío.