Navarro expresó que la cosecha cafetalera ha experimentado un retraso debido a la tardía maduración del café, producto de la falta de lluvia durante el mes de noviembre, lo que ha provocado que el pico cafetalero iniciara en este mes de enero y no a mediados de diciembre como se ha hecho en años anteriores.

Navarro explicó que la baja temperatura ha inhibido la maduración del grano de oro y por ello se ha traslado la cosecha del mes de diciembre al mes de enero de 2012.

El cafetalero indicó que esos factores no han producido pérdidas significativas en la cosecha, la cual podría rondar entre el 10 y 15 por ciento del total de la producción, siendo la zona de Matagalpa la más afectada, pero que en lo general representa una pérdida mínima.