La mañana de este martes arrancó en Managua la tercera jornada de lucha contra el dengue. Durante esta se cubrirán más de 740 barrios y más de 370 mil viviendas de todo el departamento.

De acuerdo a Ligia Aragón, directora de Epidemiología del Sistema Local de Atención en Salud (Silais-Managua), el índice de infestación del mosquito transmisor, Aedes Aegipty, se mantiene bajo rondando el 2%.

La jornada incluye acciones de abatización y fumigación casa a casa, así como también la eliminación de todos aquellos posibles recipientes que puedan favorecer la multiplicación del mosquito.

La directora de Epidemiología llamó a la población a abrir las puertas a los brigadistas, los cuales están debidamente identificados.

“Queremos que la población organizada desde los gabinetes, desde la Juventud Sandinista, en compañía con la Alcaldía de Managua logremos eliminar todos los criaderos que hayan en las viviendas”, dijo Aragón, destacando la importancia del Modelo de Responsabilidad Compartida y la Estrategia Vivir Sano, Bonito y Bien.

Además de los brigadistas del Ministerio de Salud (MINSA), en la jornada participan 150 efectivos del Ejército de Nicaragua, apoyando las labores de abatización.

El Jefe de la Dirección de Asuntos Civiles del Ejército, coronel Néstor Howard, señaló que este tipo de jornadas, en la que siempre han participado las fuerzas castrenses, han sido exitosas precisamente porque el pueblo ha colaborado con los brigadistas.

Manifestó que como Ejército esta tarea no se ha quedado solo en Managua sino que la han ejecutado en todo el país con 65 jornadas de lucha contra el dengue el año pasado, en las cuales se logró abatizar 65 mil casas.

Limpieza es vital

El lanzamiento de la jornada se realizó durante un acto en el parque Willian Diaz, del barrio Altagracia, en Managua, donde los pobladores se mostraron satisfechos con los esfuerzos del Gobierno Sandinista de contribuir con la salud de la ciudadanía nicaragüense.

“Me parece perfecto, excelente (la jornada). Esto es por nuestro bien, por nuestra salud y por la salud de nuestros niños sobre todo”, dijo Martha Torrelaba, habitante del barrio Altagracia.

Torrealba aseguró que si bien es de vital importancia la abatización y la fumigación de las casas, lo más importante es que ellos como pobladores contribuyan con la eliminación de los criaderos.

“Para evitar el dengue hay que mantener limpia la casa, tenemos que botar todo lo que no se utilice. Solo así es que vamos a evitar el zancudero”, afirmó la pobladora.