La Comisión del Ambiente y Recursos Naturales en conjunto con la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional iniciaron el proceso de consulta para dictaminar la nueva Ley de Protección Fitosanitaria de Nicaragua.

La iniciativa, remitida por el presidente de la República, resalta que Nicaragua al igual que otras naciones en vías de desarrollo necesita adecuar su marco jurídico, de tal manera que le permita en cualquier momento participar en iguales condiciones con otras naciones en asuntos relacionados con las áreas fitosanitaria y económica.

El cumplimiento de las normas y exigencias fitosanitarias asegura a un país su permanente desarrollo y la calidad de vida de sus habitantes, refiere la exposición de motivos de esta nueva ley que vendrá a derogar la Ley Básica de Salud Animal y Sanidad Vegetal aprobada el 16 de abril de 1998.

"Nos encontramos dos comisiones trabajando esta iniciativa y la finalidad de esta ley es regular todo el ámbito fitosanitario del país y viene a dar fortaleza y a modernizar aspectos regulatorios, terminologías relacionadas con todos los procesos agrícolas y lo relacionado con toda la productividad desde el punto forestal. Es decir, esta ley viene a garantizar o dar fuerza a las medidas como país hemos venido trabajando para mantener lo que es la sanidad de los que las plantas y vegetales, pero también para incrementar las medidas preventivas que eviten el establecimiento, propagación de las distintas plagas que puedan afectar nuestros principales cultivos", explicó la diputada Patricia Alonso Gómez, presidente de la Comisión del Ambiente.

Con la aprobación de esta ley Nicaragua, además de actualizar su legislación fitosanitaria, también estará dando un salto importante que garantiza a las familias nicaragüenses la producción alimentos "seguros e inocuos".

diputada

Esta ley vendrá a establecer zonas y sitios libres de plagas. También establecerá procedimientos claros de cuarentena interna y todas las medidas de control y vigilancia que nuestro país ha venido implementando. Además, por medio de esta ley se garantiza una mayor fortaleza jurídica a todo lo anterior.

El productor y diputado sandinista Douglas Alemán manifestó que la Ley de Protección Fitosanitaria tiene dos elementos fundamentales para los agricultores y productores, ya que Nicaragua toma todas las medidas necesarias para proteger de plagas y enfermedades a nuestros principales rubros a la vez que garantiza la certificación del IPSA de la producción de origen vegetal.

"Nicaragua es un país agropecuario y nuestro comercio tanto nacional como internacional depende principalmente de cumplimientos de requisitos y de normas que tienen que ver con estos temas sanitarios. Son normas nacionales y normas internacionales a las cuales Nicaragua se sujeta mediante esta ley que estamos trabajando", planteó Alemán.

En este proceso de consulta participan organizaciones agropecuarias, instituciones del estado y productores aglutinados en cooperativas.