Amanda Bynes fue desalojada del apartamento que habitaba en la ciudad de Nueva York.

La polémica actriz de 27 años fue informada de que ya no era bienvenida como inquilina en el edificio ubicado en el centro de Manhattan, por lo que los encargados del edificio y personal de mudanza procedieron a desocupar el inmueble de sus pertenencias.

Si bien la orden de desalojar el apartamento llegó después de su arresto el 27 de mayo por presuntamente haber lanzado una pipa para fumar marihuana desde la ventana del lugar y fumar marihuana en el pasillo del edificio, los vecinos ya la consideraban una molestia y habían tratado por varias semanas de desalojarla del edificio.

Bynes, cuya carrera se ha visto eclipsada por su comportamiento errático, problemas legales y abuso de drogas, fue vista por última vez en el cine en 2010 en la película "Easy A".