Los baños termales de Tipitapa y las ruinas de un hotel son los principales testigos de la importancia que ha tenido este lugar para los capitalinos y otros ciudadanos que residen en los departamentos, que han visitado sus aguas calientes para sanarse de muchas enfermedades.

Constituidas de tres piscinas y un baño sauna, las Aguas Termales de Tipitapa reciben muchos visitantes, Leonardo Lumbi administrador del lugar asegura que semanalmente unas 300 personas llegan buscando sus aguas cálidas, cifra que aumenta considerablemente los fines de semana.

“Es un lugar muy buscado por las personas con males de las articulaciones y por gorditos que buscan bajar de pesos y otros que vienen a aliviar el estrés de toda la semana”, asegura Lumbi.

Las Aguas Termales de Tipitapa se encuentran a unos 20 minutos de Managua, el lugar es administrado por la Alcaldía Municipal, que cobra 40 córdobas por cada visitante los fines de semana.

En estos días de verano, es cuando más visitantes llegan a estas cálidas aguas, muchos vienen acompañados por su familia, otros buscan la compañía de una compañera para bailar, beber cervezas y a su vez tomar un baño. En el lugar hay muchas mesas con sus respectivas sillas, lo que garantiza un lugar acogedor.

A unos 50 metros de cada piscina o poza caliente, pasa el Río de Tipitapa, que en el 2010 estuvo a poquísimos metros de inundar las aguas calientes, ahora no existe peligro que eso suceda.

Frente a una de las piscinas se ve una enorme piedra pintada de blanco y encima una enorme cruz. Algunos señores como Carlos Maltés, de 67 años, asegura que en esa piedra está una imagen de Santiago de los caballeros y una cruz. La creencia popular afirma que la piedra enorme fue mandada a poner por un misionero para aplacar la furia del propio diablo.

Este anciano nació en Tipitapa y creció bañándose en las aguas termales, “esos hervideros son originados por un volcán”.

Cuenta don Carlos que hace muchos años cuando era un niño de diez años, a un señor amigo de su papa le “reventó un ojo de agua en su patio”.

“Era tan caliente que decidió embaldosarla y en ocasiones la mezclaba con el agua de río para poder lavar su ropa”.

Eran los tiempos en que se construyó el puente que ayuda a los pobladores a cruzarse el río, ciudadanos alemanes ayudaron a la construcción de la obra, pues por el aumento del comercio y la ganadería era de vital importancia para la ciudad.

A través de ese puente pasaban los comerciantes de ganado, queso, lecho, leña, yerbas y gallinas, cuenta el anciano, que cada semana le permiten darse su chapuzón en las aguas calientes.

Hace unos 50 años los inviernos eran tan fuertes que la corriente del río inundaba por completo los ojos de agua, algo que iba a ocurrir con el invierno del 2010. “Cada poza tenia nombre, recuerdo la Batea, La Garnacha y la Poza Azul”, sostiene don Carlos.

Según los médicos naturistas, las aguas termales son perfectas para combatir el acné, para ayudar a cicatrizar heridas y para las personas afectadas con quebraduras. Estas aguas son buenas para eliminar enfermedades de la piel, para aliviar los dolores y calmar los nervios alterados, son relajantes musculares.

“El agua caliente me relaja, por eso vengo, a quitarme el estrés de una semana de trabajo y después me siento relajado”, asegura don Oscar Rivera, que desde hace tres años viene todos los fines de semana a recibir un baño caliente y sudar en el sauna.

Este ciudadano labora en el área administrativa de una gasolinera en Managua, y como jefe de personal, asegura estar sometido a mucho estrés, por tal razón busca relajarse con estas aguas calientes.

“Desde hace tres años vengo y me cae muy bien, en la noche duermo tranquilo gracias a ese baño”, subraya Rivera.

Misael Ortez, que ronda los 60 años recuerda que los europeos son amantes a las propiedades de las aguas termales, hasta el punto que hace centenares de años, calentaban las piedras para producir vapor y de esa forma

“Aquí tenemos la maravilla de que es una sauna natural, agua volcánica completamente limpia”, señala Ortez.

“Yo vengo para mantenerme (delgado), para evitar estrés y necesito bajar cinco libras. A esta temperatura, uno está quemando 2 mil 300 calorías por horas y tres horas uno queda una libra de grasa”, reseña el anciano, que se mete al sauna por diez minutos y después sale por diez minutos y vuelve a entrar.

Vanesa González andaba en compañía de su esposo Gerson González, que también busca el sauna para liberar toxinas y disminuir el estrés laboral.

“Yo no buscó el sauna, pero me baño en las aguas que tienen temperatura caliente, uno sale renovado después de visitar este lugar”.

Alrededores están despalados

La zona aledaña a este paraíso cálido está despalada, pero aun así no pierde el encanto de sus aguas medicinales.

De acuerdo a un mapa de la Dirección de Geofísica de INETER, en la franja del pacifico existen unos 20 hervideros, entre estos los de San Jacinto Tizate, en la parte central del país están los hervideros de Ayapal en el río Bocay, los de Macuelizo, los de Matiguás y los hervideros del Río Mico.

En las Aguas Termales de Tipitapa usted encuentra un lugar agradable que tiene seguridad, puede bailar, comer ricos platillos y disfrutar de shows artísticos de los compañeros de Tu Nueva Radio Ya, que junto con Juan Gabriel Nica, Los Pimpinelas y Pedro El Escamoso, son el deleite de los visitantes del lugar.