El nandaimeño Everth Cabrera conectó un imparable la noche de ayer con el equipo de San Diego en las grandes ligas ante el picheo de Toronto y dejó su porcentaje de bateo en 270 puntos, pero lo más importante que se robo dos almohadillas para llegar a 21 robos y ser el líder en robos de la liga nacional.

Cabrera apareció como primer bate y jugando el campo corto. En su primera oportunidad se enfrento al derecho Ramón Ortiz y fallo en línea al jardín derecho José Bautista.

En el segundo episodio conectó imparable al jardín izquierdo ante Ortiz. Para el cierre del cuarto episodio el nica se enfrentó al relevista Brad Lincoln y fallo en roletazo a la tercera base.

Para el episodio número siete, Cabrera se enfrentó al relevista Steve Delabar y recibió base por bolas. En ese episodio se robó la segunda y la tercera base respectivamente para llegar a 21 robos en la temporada y empatar con el jardinero de Boston Jacoby Ellsbury como los máximos robadores en las grandes ligas. Cabrera es líder en la Liga Nacional y Ellsbury de la Liga Americana.

En el noveno inning, el nica falló en batazo a la segunda base para terminar el partido con un imparable en cuatro turnos. En la temporada batea 270 puntos, en 56 juegos tiene 222 turnos, 29 carreras anotadas, 60 imparables, siete dobles y dos cuadrangulares.

Hay que destacar que recibe 27 bases por bolas y se poncha en 43 ocasiones. Los 21 robos lo colocan como co-líder en robos en las grandes ligas. Ellsbury y Cabrera con 21, Nate McLouth de Baltimore tiene 19, Starling Marte de Pittsburgh y Jean Segura de Milwaukee están con 15.