La doctora Martha Reyes, directora de vigilancia para la salud del Minsa informó en la revista En vivo de Canal 4 que Nicaragua mantiene la vigilancia sobre el coronavirus en los puestos fronterizos y en las unidades de atención en toda Nicaragua.

Sobre la situación global del virus según los últimos de la Organización Mundial de la Salud, la Dra. Reyes dijo que hasta el día de hoy tienen reportados 80 mil 238 casos confirmados con 2 mil 700 fallecidos.

Prácticamente esto es el 3.3% de fallecidos en relación al total de casos, detalló. O sea que de cada 100 personas afectadas, tres fallecen.

Señaló que ese dato es importante porque realmente aunque comparado con otros brotes de coronavirus este porcentaje es menor, pero siempre la cantidad de fallecidos, aunque sea uno es significativo, “porque lo que no queremos es que exista una situación de complicación y que las personas corran el riesgo de fallecer”.

Informó que hasta el día de ayer se habían reportado 34 países que ya tienen casos confirmados, desde países con mil casos hasta los que tienen uno, en los últimos días de los reportes.

Esto es muy importante porque a nivel de la región de Las Américas hasta el día de ayer solo estaba Canadá con 10 casos y Estados Unidos con 53, explicó.

Señaló que de confirmarse el día de hoy, el caso de Brasil, ya de una manera oficial, según la información ellos están haciendo una segunda muestra de confirmación, pues agregaríamos el primer país en Latinoamérica que tendría un caso positivo.

Es muy importante, porque desde nuestro país es más complejo viajar a los países de Asia o de Europa, pero el movimiento a nivel de América Latina, con países de América del Sur es más fluido, indicó la Dra. Reyes.

En este sentido, son muy importantes las medidas que se han tomado en Nicaragua, desde el reporte de los primeros casos a finales de diciembre y en enero y en febrero como una responsabilidad de los gobiernos de intensificar las acciones para detectar oportunamente cualquier caso sospechoso y tomar las medidas que corresponden para contener la transmisión.

Indicó que el día de ayer y antes de ayer se reunió nuevamente la OMS y no declaró una pandemia, aunque se mantiene el nivel de riesgo internacional.

Sin embargo, dijo, sí llamó a hacer los mayores esfuerzos para contener y para que aquellos países que todavía no tienen casos, establecer todas las medidas preventivas para asegurar la detección oportuna, evitar transmisión y evitar complicaciones y muertes.

Esto es un cuadro respiratorio en el que la población juega un papel importante, para realizar actos de cuido personal y no hasta que venga el coronavirus aquí, sino desde ya adoptar las medidas preventivas que a veces no se cumplen, dijo la funcionaria del Minsa.

Llamó a tomar todas las medidas preventivas para proteger a las personas del entorno cuando se estornuda.

Instó también a tomar medidas en los trabajos, las escuelas, en universidades, a veces sin querer andamos las manos con secreción nasal o con saliva y tocamos muchas cosas que después otras personas tocan y después se transmite.

Dijo que en esta etapa es importante prepararnos desde el punto de vista institucional y también que la población asuma ese rol del cuidado de sí mismo y no esperar a que se llegue una situación de mayor complejidad.

Señaló que se ha estado trabajando en los controles fronterizos pero a la par la vigilancia en las unidades de salud. Porque si alguien entra al país por un punto no oficial, de repente puede llegar a una unidad de salud y ahí tienen que estar preparados para aplicar los protocolos correspondientes.

Nicaragua tiene ya establecidos en los puestos fronterizos, los aspectos de aduanas y migración, pero también hay un apartado de salud, que establece los síntomas que se pueden presentar y a qué países la persona sospechosa de infección han viajado al menos en los últimos 30 días.

Esas medidas se aplican en los puertos terrestres, marítimos y por vía aérea, revisando esa hoja y el nexo epidemiológico.

Advirtió que las personas que presentan mayores complicaciones son los adultos mayores, con enfermedades crónicas de base, los que tienen adoptar medidas para controlar mejor sus padecimientos y la toma de sus medicamentos, porque estas enfermedades crónicas afectan la capacidad de respuesta del sistema inmunológico.