En un recorrido realizado este fin de semana por los balnearios de Masachapa y Pochomil, se pudo comprobar que la afluencia de turistas nacionales ha aumentado.

Esto lo confirman los comerciantes de ambos balnearios quienes han visto que sus ventas de fin de semana han incrementado considerablemente.

Asimismo esperan que mientras más se acerque la Semana Santa  los veraneantes naciones y extranjeros colmen las playas para alcanzar sus metas respecto a las ventas.

Vendedores ambulantes y propietarios de bares satisfechos con las ventas

Desde la mañana Juan José Méndez anda con su carretón cargado de hielo ofreciendo raspados de piña y leche a los visitantes de Pochomil.

Antes de mediodía lo vendí todo, asegura el joven y se anima a decir que las ventas han estado buenas.

“A pesar que todavía faltan 15 días para iniciar la semana santa, las ventas están buenas y esperamos que sigan así” comentó.

Así como el cientos de vendedores ambulantes que ofertan sus productos a los visitantes tienen puestas sus esperanzas en los días más grandes de la semana santa.

En el caso de los comerciantes de bares y puestos de comida, las ventas también están buenas. Escarlet Vanessa,  una joven que atiende un tramo de venta de gaseosas, aguas y golosinas, confirmó que en los últimos fines de semana la afluencia de veraneantes ha aumentado y las ventas han mejorado.

Por su parte Juana Pérez, propietaria del bar y comedor el calamar, indicó que la clientela nacional ha estado buena, pero falta que lleguen los extranjeros para aumentar el nivel de las ventas.

En su bar ofrece  cocteles, pescado, langostas, camarones, sopas y comida corriente. Indicó que los precios  que están favorables para que los visitantes coman lo que ellos quieran.

Veraneantes satisfechos con atención, seguridad y limpieza

Acostados en hamacas, bañándose en las olas, jugando en la playa o tomando unos tragos en compañía de amigos y familiares, los veraneantes están disfrutando desde ya de las bellas playas del pacifico de Nicaragua.

Sandra López, llegó desde Managua con su familia para pasar “un rato rico”. Al consultársele sobre su experiencia en el balneario aseguró que todo le parece perfecto.

“Buena atención, buen ambiente, la playa limpia, hay seguridad” comentó y aprovechó para mandar, a través de este medio, una invitación a todos los veraneantes nicaragüenses para que se animen a visitar Pochomil.

Así mismo Samuel Espinoza, otro veraneante que llegó con su novia y sus amigos, comentó que junto a su grupo armaron el viaje y se vinieron a Pochomil para disfrutar.

“Aquí está riquísimo, las olas, la comida, la bebida, aquí nos vamos a quedar a vivir” dijo sonriendo al momento que sus amigos hacían “una bulla”.