Seis personas murieron, varias permanecen desaparecidas y miles han sido desplazadas de sus hogares por las inundaciones que provocaron las torrenciales lluvias de los últimos días en la República Checa y en Austria, de acuerdo con los servicios de rescate.

El gobierno de la República Checa decretó el estado de urgencia el domingo en casi todas las regiones del país y anunció que fue desplegado un contingente de soldados para participar en las operaciones de rescate.

Dos personas fallecieron el domingo al desplomarse su chalet en Trebenice, un pueblo situado a 30 km al sur de Praga (capital), a orillas del río Vltava, anunció la policía, mientras que otras dos personas fueron halladas sin vida en el norte del país y un hombre de 82 años se ahogó cerca de Benesov, al sur de la capital.

Los servicios meteorológicos pronosticaron para este lunes fuertes lluvias en todo el país, pero la intensidad disminuiría durante el día.

El primer ministro checo Petr Necas anunció el domingo la movilización de unos dos mil militares y la aprobación de un presupuesto de 15,2 millones de dólares (300 millones de coronas) para la reparación de daños.

Al menos 23 vías férreas y un centenar de carreteras estaban cortadas el domingo, según las autoridades locales.

La situación era tensa en Praga, donde se instalaron barreras contra las inundaciones a lo largo del río Vltava y fue ordenada la evacuación de cinco mil habitantes.

El célebre puente Carlos, uno de los monumentos más conocidos de la ciudad, fue cerrado. Varias estaciones de metro estaban igualmente cerradas. Además responsables de la ciudad decidieron anular las clases primarias y secundarias de la jornada.

En 2002, la capital checa sufrió unas inundaciones históricas que dejaron 17 muertos y daños materiales evaluados en tres mil millones de euros ( tres mil 900 millones de dólares).

En Alemania y en Austria también se produjeron inundaciones por las fuertes precipitaciones. Al menos una persona murió.

Este lunes centenares de personas fueron evacuadas y los socorristas continuaban buscando a dos personas desaparecidas, cuando las torrenciales lluvias comenzaron a caer en Austria.

En la provincia de Tirol (occidente de Austria), que fue azotada el domingo por el temporal, las inundaciones causaron unos 70 deslizamientos de terreno y unos mil 500 hogares permanecen sin servicio eléctrico.

Los medios de comunicación reportaron que los deslizamientos de tierras provocaron el descarrilamiento de un tren de mercancías durante la noche pero nadie resultó herido.