Los escritores y artistas rindieron homenaje póstumo en el Salón Augusto C. Sandino al poeta Napoleón Fuentes, con una serenata musical en la que participaron autoridades del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) y familiares del lírico fallecido el pasado 15 de febrero.

Fuentes fue un reconocido escritor, poeta y abogado nacido en Diriamba un 13 de marzo de 1942, siendo sus primeras publicaciones literarias en la revista Taller de la Unan-León en 1970.

El arquitecto Luis Morales, codirector del INC resaltó que Fuentes fue uno de los poetas más influyentes durante la etapa de lucha contra la dictadura somocista de Anastasio Somoza Debayle.

Trabajó con nosotros durante muchos años, fue parte del Consejo Editorial de la Revista Ventana del diario Barricada y trabajó también desde la Unión de Escritores de la Asociación de Trabajadores de la Cultura. Nosotros hoy queremos hacerle este reconocimiento aquí con su familia, con los artistas, con los intelectuales, dijo Morales.

El historiador Jorge Eduardo Arellano brindó una semblanza de Fuentes, mientras el poeta Humberto Avilés leyó uno de los poetas más emblemáticos que dedicó al poeta guerrillero Leonel Rugama, titulado La Llave en el Espacio.

Fue un poeta muy fuerte desde su primera aparición con un vocabulario muy directo, muy fuerte contra la dictadura, escribía poesía dentro del campo social se destacó mucho en eso y escribió muchos artículos periodísticos, detalló Morales.

El poeta Napoleón Fuentes también dirigió la Revista Monexico, de la Asamblea Nacional y fue embajador de Nicaragua en México entre los años de 1990-1995.

Avilés resaltó de Fuentes que fue un poeta muy prolífero en su obra, virtud que demostró desde muy jovencito cuando publicó el poemario “El Techo Iluminado” en 1975, lo que lo caracterizó como un escritor muy valiente que se enfrentó a la dictadura somocista.

Yo sé que Napoleón, a pesar de su seriedad y de su parquedad para prodigarse en público en sus últimos años estará disfrutando de este homenaje que le rinde el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional a través del INC en este Palacio de la Cultura y aquí en este salón Augusto C. Sandino, manifestó Avilés.

En el homenaje estuvo presente doña Rosa Aburto, viuda de Fuentes, su hijo Francisco Napoleón Fuentes. La serenata constó de 10 hermosas melodías que fueron interpretadas por la Orquesta Nacional Rubén Darío.