El Grupo Parlamentario de Amistad (GPA) Nicaragua‑Venezuela patentizó hoy la solidaridad de la Asamblea Nacional con el pueblo y Gobierno venezolano en su demanda formal contra los Estados Unidos de Norteamérica ante la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya.

Los diputados del órgano parlamentario expresaron sus muestras de solidaridad ante el embajador de Venezuela, compañero Francisco Javier Arrúe y miembros del cuerpo diplomático acreditado en Nicaragua, y su rechazo al bloqueo criminal que Estados Unidos aplica a Venezuela, afirmó la diputada Maritza Espinales, presidenta del GPA con Venezuela.

El pasado 13 de febrero el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela Jorge Arreaza presentó ante la Corte Penal Internacional en La Haya una denuncia por crímenes de lesa humanidad por parte del gobierno de Estados Unidos contra los venezolanos “ilegales medidas coercitivas unilaterales que implementa desde el año 2014”, expresa el documento entregado.

Consideró la diputada Espinales, también vicepresidente de la Junta Directiva del Parlamento, que el hecho que la Corte haya recibido la demanda, se inicia un proceso largo y difícil, pero que estará representado por un equipo fuerte que tiene el Gobierno Bolivariano que demostrarán con pruebas la verdad, y la verdad los hará libre, y eso va a ocurrir con el pueblo, y la revolución venezolana vencerá.

Recordó que hace 36 años Nicaragua salió victoriosa en la demanda que interpuso contra Estados Unidos y de igual manera saldrá victoriosa Venezuela. En ese sentido, señaló que los diputados y diputadas comparten el sentimiento que une a las dos naciones hermanas como es el principio de dignidad y soberanía.

El embajador Arrúe, por su parte, dijo estar agradecido infinitamente con el Gobierno de Nicaragua y la Asamblea Nacional, porque el Parlamento es la voz del pueblo nicaragüense que se solidariza con la lucha que tiene el pueblo de Venezuela contra la declaración de guerra implacable del imperio estadounidense.

Agregó el compañero Arrúe que Venezuela planteó en su demanda el delito de lesa humanidad, el genocidio, el asesinato selectivo al que ha incurrido el Imperio y que intentan destruir la Patria Bolivariana, porque les impide adquirir medicinas, alimentos, pero que no han podido ni podrán contra los 30 millones de venezolanos y venezolanas.

Al referirse a las muestras de solidaridad de Nicaragua expresó que al pueblo de Venezuela le da mucho ánimo de seguir en la lucha porque sabe que el país no está solo y eso hace disminuir las penas y los dolores y aumenta la verdadera esperanza de construir un mundo mejor, más amoroso, un mundo de justicia y sobre todo un mundo de paz.

En el encuentro, también participaron miembros de la juventud sandinista y trabajadores que expresaron el sentir del pueblo nicaragüense en solidaridad con el pueblo venezolano, porque un pueblo unido, jamás será vencido, concluyó la diputada Espinales.