Tras concluir la Misa Dominical en la Catedral Metropolitana, el Su Eminencia Cardenal Leopoldo Brenes se refirió a la realización de los Onceavos Juegos Centroamericanos a celebrarse en los próximos días en el país.

El Cardenal Brenes hizo una oración de bendición para todos los jóvenes que formarán parte del evento deportivo centroamericano y todas las personas que los están apoyando.

En su oración pidió porque también sean un ejemplo para la juventud promoviendo el deporte para la disciplina, progreso y desarrollo de los mismos jóvenes.

Señaló que el deporte es una de las cosas más grandes y hermosas que hay y fomenta el trabajo en equipo. Ayuda a identificar a las personas que saben compartir, que son humildes y que también promueven y destacan a otros.

“Cuando se está en un Estadio, ahí estamos todos, sin distinción de partidos políticos, ni de religión, ni de tamaño, ni nada. Yo en Matagalpa usé un slogan que decía: el deporte es el lenguaje silencioso de la paz”, indicó Su Eminencia.

Recordó que él fue uno de los fundadores del equipo de béisbol de Primera división de Matagalpa y se vio motivado porque en tiempos de la guerra miró como muchos armados, bajaban a un pueblo cuando estaban jugando béisbol y ponían las armas en una esquina y armaban los equipos y se ponían a jugar. No había pleitos. Terminaba el juego y se volvían a meter a la montaña.

El Cardenal destacó que el poner nombre de atletas a las instalaciones deportivas que se construyen es una forma de decirles que es reconocido todo el esfuerzo que hicieron para poner en alto en ese deporte al país y que fuese conocido.

“También es un decirle a los jóvenes, más adelante, alguien que no haya oído hablar de Dennis Martínez, quién fue y alguien le recuerde que fue un gran beisbolista, quién fue Alexis Argüello, un gran boxeador”, añadió.