En un ambiente festivo nutrido por el fervor de solidaridad militante, este sábado 15 de julio, la Embajada en Washington y la Coalición de Solidaridad con Nicaragua, celebraron el 44 Aniversario del Triunfo de la Revolución Sandinista.

En sus palabras de bienvenida, el Embajador Francisco Campbell resaltó la férrea determinación del pueblo nicaragüense, vanguardizado por el Frente Sandinista, que hizo posible el triunfo sobre la dictadura de Somoza. Subrayó que ese mismo espíritu inclaudicable anima la lucha contra la pobreza, permitiendo a la vez superar todas las adversidades e intentos por descarrillar la firme decisión del pueblo y gobierno de Nicaragua para construir un país próspero donde prevalezca el respeto mutuo, la justicia y la paz entre hermanos.

Por su parte el Cro. Arturo Griffits, del Claudia Jones School for Political Education, manifestó sentirse conmovido por el honor de participar en esta celebración, por cuanto fue parte del Grupo de la Solidaridad que hace 44 años tomó posesión de la Embajada en Washington al conocer del triunfo de la Revolución en Nicaragua.

En la celebración se destacaron logros importantes de la Revolución. La Cra. Jill Clark reseñó el papel de las mujeres nicaragüenses en todas las etapas de la Revolución, que les ha merecido importantes reconocimientos a nivel mundial.

El Prof. Rick Kohn de la Universidad de Maryland resaltó el Modelo de Gobernanza que se implementa en Nicaragua, que redunda en seguridad alimentaria del 90%, y en lo que respecta a la lucha contra el cambio climático, señaló que Nicaragua se encuentra entre los países que lideran ese esfuerzo, logrando generar más del 70% de energía eléctrica producida a base del desarrollo de cinco fuentes renovables: hidroeléctrico, solar, viento, geotérmico y biomasa.

El Doctor Daniel Kovalik, catedrático de Derechos Humanos Internacionales de la Universidad de Pittsburgh, en su intervención manifestó que Nicaragua es ejemplo para el mundo en materia del respeto a las leyes y el derecho internacional, citando la sentencia de 1986 de la Corte Internacional de Justicia contra Estados Unidos, así como los recientes Fallos contra Colombia.

Una bella rendición de la canción “Soberanía” en la voz de la joven Grace Magori deleitó a los asistentes y el evento concluyó con “Nicaragua, Nicaragüita” bajo la conducción de la cantante afroamericana Luci Murphy.